Cuidados

Consejos para un buen cuidado de tus pies

La mayoría de personas de todas las edades sufren numerosos trastornos en el pie y/o tobillo a lo largo de su vida. La salud del pie es una pieza clave en la prevención de la salud y el bienestar integral de una persona y mucha veces dejamos esta parte importante del cuerpo en un segundo lugar. Descuidamos sus cuidados, cuando debemos vigilarlos desde los primeros pasos asegurándonos que todo marcha bien.

Sigue esta serie de consejos fáciles de realizar, para conseguir una buena higiene y un buen cuidado de tus pies. No olvides visitar a tu podólogo a menudo y recuerda que puedes consultarnos cualquier duda en el 648 869 938 o en el correo clinicapodofis@gmail.com.

  • Tienes que prestarle atención a los cambios por los que puedan pasar tus pies. Si las uñas son más gruesas o han perdido color, etc. Ante cualquier cambio es  mejor consultar a un especialista ya que podría ser una infección de hongos.
  • Llevar un higiene diaria constante es una de las reglas más importantes para lucir unos pies sanos. Una de las claves es secarlos muy bien ya que la humedad puede hacer daño en la salud del pie.
  • A la hora de cortar las uñas del pie recuerda hacerlo de forma recta y no muy cortas. No es recomendable cortar las esquinas ya que puedes causar una uña encarnada.
  • Cuando compres calzado, asegúrate que éstos te quedan bien, ni te aprietan ni te hacen daño. Un truco es comprar los zapatos por la tarde, debido a que el pie está más ancho.
  • En cuanto a caminar, procura no hacerlo descalzo ya que el pie estará más expuesto a heridas e infecciones. Además, recomendamos ajustar el calzado a la activad que se vaya a realizar. Por ejemplo, si vas a caminar mucho utiliza siempre calzado cómodo y bajo de tacón.
  • Este consejo sirve para cualquier especialidad y es muy sonado pero siempre está bien repetirlo: no te automediques. Confía en tu podólogo y evita remedios caseros que puedan agudizar el problema.
  • En el caso de las personas que sufren diabetes es aconsejable visitar al podólogo al menos una vez al año para una revisión y prevención.
  • La no prevención desde la infancia puede provocar patologías crónicas de adulto, por eso es muy importante la visita periódico de los más pequeños.
Pide una cita